Tengo un caso bastante interesante que le ha podido pasar a muchos y vamos a tratar de dar solución. La cuestión es la siguiente:

Se trata de un hijo mayor de edad que lleva casi un año trabajando. En septiembre, el padre, mi cliente, que abona una pensión alimenticia en su favor, mandó un burofax para extinguirla, pero la madre se negó.

Vamos entonces a presentar demanda.

Pese a la jurisprudencia del TS respecto al momento en el que surte efectos la sentencia de modificación de medidas, ¿es posible que los efectos sean anteriores a la fecha de la sentencia (demanda o, mejor, desde la fecha que se remite el burofax o inicio de la actividad laboral por el alimentista?, ¿podría presentarse acción de enriquecimiento injusto una vez extinguida la pensión?

Respuesta.- ​

La respuesta se centra en el comentario de la STS 12.03.19.sts 12.03.19

Este tipo de situaciones se resuelven habitualmente en base a la regla general de irretroactividad de las sentencias de modificación de medidas y la de que los alimentos se presumen consumidos, señaladas por la doctrina jurisprudencial (por todas, TS 20-7-17, 149843).

Sin embargo, la SAP Pontevedra 23-11-17, EDJ 292828, advierte que en caso de abuso de derecho o enriquecimiento injusto el alimentista tiene dos posibilidades:

  1. a) intentar que no se apliquen dichas reglas y se fijen los efectos de la modificación a la fecha en que el alimentista no precisa de los alimentos, por tener ingresos propios,
  2. b) acudir a un ordinario y solicitar la devolución de lo indebidamente percibido, en base a la teoría del enriquecimiento injusto.

Es verdad que desde nuestra experiencia muy pocas veces concede el juez de familia la retroacción en el procedimiento de modificación de medidas y por ello las vías que se abren son principalmente la segunda opción manifestada, es decir EL PROCEDIMIENTO ORDINARIO POR ENRIQUECIMIENTO INJUSTO.

Archivos Adjuntos:

Menú