Vuelta al cole y deducción en la declaración de la renta

En este mes de septiembre hay muchos clientes y amigos que están viniendo al despacho cuestionándose si existe una deducción de la renta en la cuestiones de la vuelta al colegio de los pequeños de la casa.

En este aspecto es de partir que la ley establece que la educación en España es obligatoria y gratuita. Desde mi punto de vista he de matizar que la educación española no es gratuita ya que aunque los colegios públicos no cueste dinero las matrículas de los menores sí que hay un gasto muy considerable en libros y material escolar.

Cuando llega primeros de septiembre hay un gran desembolso destinado a la compra de libros, material escolar, desplazamientos, etc. Un estudio del Observatorio de las familias hace referencia con la familia media española se gastará en torno a los 300 € por niño en la vuelta al cole.

Algunas Comunidades Autónomas contemplan una deducción por el dinero invertido en libros de texto, material escolar y clases de idiomas.

La ley del Impuesto de la Renta Personas Físicas hace referencia a la existencia de esta deducción que dependerá de la renta e ingresos de la familia.

Acto seguido vamos a destacar varias Comunidades Autónomas para que os sirva como muestra sobre lo que se está realizando en este aspecto en la legislación:

– Comunidades Autónomas de Aragón, Castilla y León, Asturias, Murcia:

En estas Comunidades en cuanto a la deducción aplicable hemos de diferenciar si la familia es numerosa o no numerosa. Si es del primer grupo la deducción se será de 150 € por hijo, y si nos encontramos ante una familia no numerosa dicha deducción será de 100 € por hijo.

Los objetos sujetos a deducción, según establece la normativa judicial, son libros de texto y material escolar.

En este aspecto hemos de destacar como peculiaridad: Aquellos menores que disfruten de beca. En este caso la cuantía de grabar es menor.

– Comunidad Autónoma de Valencia:

En esta Comunidad Autónoma se aplican todos y cada uno de los extremos anteriormente referenciados pero existe un requisito adicional.

Dicho requisito (para que se pueda producir la deducción de la cual estamos haciendo referencia) es que el contribuyente esté en situación de desempleo.

– Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha:

En Castilla la Mancha la ley establece que se permitirá una deducción del 15% del dinero destinado a la compra de libros de texto y clases de idiomas.

En este aspecto destacamos como los objetos sujetos a deducción son distintos, ya que en las Comunidades Autónomas referenciadas dichos objetos son libros de texto material escolar, y en la presente no hacemos caso a material escolar y se introduce las clases de idiomas.

En estas comunidades en cuanto a la deducción aplicable hemos de diferenciar si la familia es numerosa o no numerosa. Si es del primer grupo la deducción se será de 150 € por hijo, y si nos encontramos ante una familia no numerosa dicha deducción será de 100 € por hijo.

– Comunidad Autónoma de Extremadura:

En Extremadura la ley establece que se permitirá una deducción del 15% del dinero destinado a la compra de libros de texto y clases de idiomas.

En este aspecto destacamos como los objetos sujetos a deducción son distintos, ya que en las Comunidades Autónomas referenciadas dichos objetos son libros de texto material escolar, y en la presente no hacemos caso a material escolar y se introduce las clases de idiomas.

La diferencia existente entre esta Comunidad y otras es que la renta de solicitante ha de ser de 19.000 € si se hace de forma individual y 24.000 € y se hace de forma conjunta.

Por último, y no por ello menos importante, hemos de hablar de la prueba en este tipo de asuntos. Para ello hemos de destacar dos cuestiones de capital importancia, a saber:

– Empadronamiento:

La Agencia Tributaria puede exigir la prueba que dicho minores conviven con el/los contribuyente/-es.

En este aspecto es de capital importancia aporta el certificado de empadronamiento del menor en dicho domicilio.

– Guardar facturas y tickets:

Igualmente, la Agencia Tributaria puede reclamar los documentos en los cuales se base el contribuyente en dicha deducción. E igualmente, lo puede realizar por       el periodo actual, de los cuatro últimos años (ya que es el periodo máximo que por ley se puede exigir justificante y comprobación).

Patria Potestad & Derecho elección de colegio del menor:

En este aspecto hemos de diferenciar lo que es la patria potestad de la guarda y custodia. Nuestro Código Civil regula separadamente la institución de la patria potestad y la de los distintos modelos de guarda y custodia de los hijos menores.

La patria potestad se regula, con sustantividad propia, bajo la rúbrica “De las relaciones paterno-filiales” en su Título VII, mientras que los modelos de custodia se regulan en los artículos 90 y siguientes, como uno de los efectos de la nulidad, separación o divorcio.

La Patria Potestad es el conjunto de deberes y derechos de los padres en relación con los hijos menores de edad no emancipados y su protección.

El origen de este derecho se encuentra en la propia relación paterno filial, de forma independiente a la existencia de matrimonio entre los progenitores.

Según el artículo 154 del Código Civil, la patria potestad comprende los siguientes deberes y facultades:
• Velar por los hijos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.
• Representación y administración de sus bienes.

Por otro lado, por guarda y custodia se entiende vivir, cuidar y asistir a los hijos. Se puede atribuir a uno de los progenitores, compartida entre ambos o a una tercera persona.

Una vez diferenciada la guarda y custodia y la patria potestad, en el caso que nos encontramos (cuando un progenitor no está de acuerdo con el otro para la matriculación de uno de uno de sus hijos en un centro escolar), así como otras cuestiones han de ser decididas por ambos padres expresamente, o por uno de ellos con el consentimiento del otro.
En la práctica lo que se hace es que lo decide el progenitor custodio entendiendo el tercero que está de acuerdo con el otro progenitor hasta que este expresa verbalmente o por escrito su disconformidad.
En estos casos la legislación establece un procedimiento rápido y sencillo para solucionar este conflicto. Se regula en el art. 156 Cc. En el mismo se exponen los siguientes extremos, a saber:
– La patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro. Serán válidos los actos que realice uno de ellos conforme al uso social y a las circunstancias o en situaciones de urgente necesidad.
– Dictada una sentencia condenatoria y mientras no se extinga la responsabilidad penal o iniciado un procedimiento penal contra uno de los progenitores por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual de los hijos o hijas comunes menores de edad, o por atentar contra el otro progenitor, bastará el consentimiento de éste para la atención y asistencia psicológica de los hijos e hijas menores de edad, debiendo el primero ser informado previamente. Si la asistencia hubiera de prestarse a los hijos e hijas mayores de dieciséis años se precisará en todo caso el consentimiento expreso de éstos. Párrafo segundo del artículo 156 introducido en su actual redacción, por la disposición final segunda del R.D.-ley 9/2018, de 3 de agosto, de medidas urgentes para el desarrollo del Pacto de Estado contra la violencia de género («B.O.E.» 4 agosto). Vigencia: 5 agosto 2018.

– En caso de desacuerdo, cualquiera de los dos podrá acudir al Juez, quien, después de oír a ambos y al hijo si tuviera suficiente madurez y, en todo caso, si fuera mayor de doce años, atribuirá la facultad de decidir al padre o a la madre. Si los desacuerdos fueran reiterados o concurriera cualquier otra causa que entorpezca gravemente el ejercicio de la patria potestad, podrá atribuirla total o parcialmente a uno de los padres o distribuir entre ellos sus funciones. Esta medida tendrá vigencia durante el plazo que se fije, que no podrá nunca exceder de dos años. Actual párrafo tercero del artículo 156 redactado por el apartado veintinueve de la disposición final primera de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria («B.O.E.» 3 julio).Vigencia: 23 julio 2015.

– En los supuestos de los párrafos anteriores, respecto de terceros de buena fe, se presumirá que cada uno de los progenitores actúa en el ejercicio ordinario de la patria potestad con el consentimiento del otro.
– En defecto o por ausencia, incapacidad o imposibilidad de uno de los padres, la patria potestad será ejercida exclusivamente por el otro.
– Si los padres viven separados, la patria potestad se ejercerá por aquel con quien el hijo conviva. Sin embargo, el Juez, a solicitud fundada del otro progenitor, podrá, en interés del hijo, atribuir al solicitante la patria potestad para que la ejerza conjuntamente con el otro progenitor o distribuir entre el padre y la madre las funciones inherentes a su ejercicio.

En BJAbogado somos especialistas en la materia, y pueden ponerse en contacto con nosotros para asesorarles de esta y cualquier cuestión judicial que necesiten. CADA PROBLEMA TIENE SU SOLUCIÓN, y para encontrarnos pueden ponerse en contacto llamándonos al 654.168.678 o enviando un mail a clientes@bjabogado.com

Atribución de la vivienda familiar

Existe una novedad fundamentada por el Tribunal Supremo mediante la Sentencia de fecha 14.02.18.

El planteamiento es el siguiente, a saber: Nos encontramos en el caso de un matrimonio con dos hijos menores, los cuales llevan separados dos años de hecho. La madre vive en la vivienda de sus padres con los dos hijos menores y el padre vive en la vivienda familiar junto con los padres de él, los cuales son copropietarios de dicha vivienda.

Por ello, hemos de destacar que la vivienda familiar existe un régimen de copropiedad entre el matrimonio y los padres de él que siempre han vivido en la misma y en el momento de la imnterposición de la demanda por él son mayores y no tienen otro lugar en el que irse, y no habiendo problemas de impago de hipoteca.

Por lo tanto hemos de tener en cuenta que si llevan ya dos años en dicha situación existe una aceptación tácita entre el matrimonio de vivir de dicha manera y se tiene que dar por bueno ya que el derechos habitacionales de los menores está garantisadong y cubierto.

En el caso que se planeta en la sentencia el padre inicia el procedimiento de divorcio interesando que los menores se queden bajo la guarda y custodia de la madre y para él la atribución del uso de la vivienda familiar (que es donde reside desde hace más de dos años con sus padres, copropietarios de dicha vivienda).

En el caso que nos ocupamos el Tribunal Supremo le otorga la razón al padre por los siguientes motivos, a saber:

– Nos encontramos ante un caso que excepción a la Reglamento general que la vivienda siempre ha de ser para la madre y los menores custodios.

– Hay que evitar el abuso de derecho entre el propio interés del menor y el de terceros siempre y cuando los menores tengan cubiertas el derecho habitacional.

– Nos encontramos ante un pacto tácito por parte de los padres ya que si llevan dos años de dicha manera y ambos lo han con sentido sin interponer demanda anteriormente es porque están de acuerdo con la situación ad hoc.

– La madre pide quedarse con el uso de la vivienda para ella y sus hijos menores de edad en una contestación a la demanda, cosa que podría haber pedido mucho tiempo antes iniciando ella el procedimiento judicial de divorcio pero no lo solicitó.

– Estando cubierto el derecho habitacional de los menores hemos de ver el interés de mayor protección, y en este caso nos encontramos a unos abuelos paternos que son copropietarios de la vivienda y que siempre han vivido allí, que son mayores y no tienen lugar al que acudir para residir.

Por lo que vienen lo referenciado se le ha de conceder el uso de la vivienda familiar a los abuelos paternos y a progenitor no custodio.

A pesar de ser eso así, la sentencia que estamos comentando brevemente indica al final de la misma que justamente por eso y como el padre también tiene que velar por el derecho habitacional de sus hijos menores de edad se tendrá que tener en cuenta dicha cuestión en el importe de Pensión de Alimentos que éste tenga que pasar a sus hijos.

Igualmente se adjunta en el presente Blog la STS 14.02.18 de la cual estamos haciendo referencia para quien esté interesado en el asunto y quierta consultar directamente la sentencia.

Archivos Adjuntos:

Menú