Supresión de la Pensión de Alimentos por negarse los hijos a ver al progenitor no custodio.

En la labor de formar e informar que BJAbogado tiene asumida, vamos hacer referencia a una Sentencia bastante importante del Tribunal Supremo de fecha 19.02.19.

Dentro de la misma, vamos a tratar el tema de la supresión de la pensión de alimentos por negarse los hijos a ver al progenitor no custodio.

Las Sentencias mucho más extensa, y se adjunta en el presente blog para el debido conocimiento de todos los que le interese, pero nosotros vamos a centrarnos en este tema que es de capital importancia.

La Sentencia el Tribunal Supremo lo que deja claro es que él para poder aceptar la supresión de la Pensión de Alimentos tiene que quedar probada que la nula relación de los hijos con el progenitor no custodio, en este caso con el padre, es por culpa de los hijos y no del padre.
El caso de la sentencia que estamos analizando, el padre presentó la demanda para conseguir la supresión de dicha pensión por tres motivos, a saber:

– Disminución de capacidad económica del padre.
– Falta de aprovechamiento en los estudios de los hijos.
– Nula relación con el padre.

Todas estas cuestiones están recogidas dentro del Código Civil como causas de supresión de la Pensión de Alimentos, pero el Tribunal Supremo en la Sentencia que estamos comentando se centra única y exclusivamente en la tercera.

Este extremo es el que dificulta enormemente que un juez (ya sea en la instancia que fuere) conceda la supresión de dicha pensión.

Desde BJAbogado vamos a dar unos consejos para poder acreditar el día que se presente la demanda el presente extremo. En este caso, vamos a diferenciar dos momentos: el primero es cuando el padre tienen mente esta situación y va realizando acciones para irse cubriendo las espaldas y teniendo pruebas para posteriormente presentar esta demanda, y el segundo momento es cuando ha pasado tiempo y no ha hecho nada anteriormente pero quiere presentar la demanda. Por ello, y para diferenciar ambos momentos vamos a denominarlos al primero “a priori”, y el segundo “a posteriori”, a saber:

– A priori:

En este caso destacamos que cuando le toca el padre ir a recoger a los menores y estos no bajan pueden ser por dos motivos, porque la madre no les deja o porque estos no quieren y con el padre.

En este aspecto destacamos que el padre siempre vaya con dos testigos, y que acuda con un notario para que levante acta de lo allí ocurrido.

Esta Acta será de gran validez ya que es un documento probatorio con todas las garantías legales ya que un tercero ajeno a ambas partes, el cual no tiene ningún interés en la resolución de conflicto para ninguna de ellas, elabora un documento a efectos de terceros y que tiene plena validez en el tráfico jurídico.

Igualmente, recomendamos que si esta situación se prolonga en el tiempo a la segunda vez que los menores no bajen a estar con el padre, éste envía un burofax a la madre comentando la situación interesando que la situación cambie.

Desde aquí interesamos que se envíe un burofax con certificación de contenido y acuse de recibo. Es muy importante la certificación de contenido ya que con esto lo que se realiza es que Correos pone un sello con la fecha de envío del documento, y de esta manera probamos al órgano judicial que el documento se mandó en tal fecha y no se hizo el día anterior a presentar la demanda.

 

– A posteriori:

En este aspecto destacamos la importancia de que varias personas que hayan visto la situación acudan a Notario y realicen un Acta de Manifestaciones, y las mismas se aporte como documento probatorio en la demanda.

Igualmente nosotros recomendamos que en la demanda se interese la toma declaración de los hijos, siempre y cuando tenga más de 12 años para cumplir con lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Jur_TS (Sala de lo Civil, Seccion 1a) Sentencia num. 104-2019 de 19 febrero_RJ_2019_497

De esta manera, acreditada la situación anteriormente expuesta recogemos ambos comentarios que se realizan en la Sentencia que son que el padre nos un banco, y que las visitas con el progenitor no custodio además de ser un derecho está configurada dentro del ordenamiento jurídico como un derecho-deber y si los hijos no quieren saber nada del padre está incumpliendo ese derecho-deber y por ello cabe la supresión de la pensión de alimentos de un señor que no puede ver a sus hijos porque estos niegan toda relación con el mismo.

Incumplimiento del régimen de visitas y su afección judicial

Esta semana vamos a aumentar un tema de bastante actualidad en el momento del año en el cual nos encontramos.

La pregunta es la siguiente: ¿qué pasa si el padre no me trae a los menores en el momento que le toca?

En este aspecto hemos de destacar que la fijación deviene de manera consensuada (mediante convenio regulador), o contenciosa (mediante la fijación de una Sentencia emitida por el órgano judicial).

El hecho está en que el progenitor no custodio, si no hay acuerdo por ambas partes (que en ese caso la ley no entra), tiene que cumplir con la hora y el lugar de entrega de los menores.

Si es la primera vez que pasa, desde este despacho aconsejamos simplemente hablar con él para que no vuelva a pasar. Si ya sucede esta situación de forma reiterada en el tiempo si aconsejamos la interposición de una demanda de ejecución de sentencia.

En este sentido lo que pretendemos es que el Juez que dictó la sentencia (ya sea de conformidad o contenciosa) en la cual se recoge las medidas que tienen que adoptar ambos progenitores indique al progenitor no custodio que tiene obligación de cumplir con las medidas que en la sentencia se impone ya que, si se realizó el procedimiento de mutuo acuerdo (prestó el consentimiento ratificando libre voluntariamente el convenio regulador firmado en su día), y si se realizó el procedimiento de manera contenciosa (no interpuso recurso alguno contra la Sentencia donde se fija la medidas, o se desestimó el recurso interpuesto por el mismo ante la Audiencia Provincial de cada Comunidad Autónoma).

Si ya son más de tres veces las que viene incumpliendo el momento y hora de entrega, lo que es muy importante es que siempre se haya realizado el procedimiento de ejecución correspondiente para que el Juez en cuestión obligue al progenitor no custodio al cumplimiento de la Sentencia en cuestión. Seguimos, si son más de tres veces la que viene incumpliendo el momento y la hora de entrega en la demanda de ejecución de sentencia se puede pedir que de oficio (es decir que el propio juez de motu propio) el Juez eleve al juzgado penal correspondiente la cuestión por existencia de un presunto delito de desobediencia a la autoridad.

En este caso podría existir tal delito ya que de forma reiterada y continuada en el tiempo el progenitor no custodio está incumpliendo o desobedeciendo la imposición del órgano judicial, cumpliendo así el tipo de delito recogida en el art. 556.1 de nuestro Código Penal.
En relación con este delito podemos destacar lo siguiente, a saber:

El delito de desobediencia grave a la autoridad está contemplado en el Código Penal dentro de los delitos contra el orden público, al igual que el de resistencia y el de atentado contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos.

Aunque todos ellos tienen algunos elementos comunes, las diferencias son importantes, constituyendo delitos autónomos.

En este artículo vamos a tratar de esclarecer los requisitos que se exigen para considerar la comisión de un delito de desobediencia grave a la autoridad o a sus agentes.

Los elementos característicos son:

– El sujeto pasivo del delito será la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones (no los funcionarios públicos).

– La desobediencia exige que previamente exista una orden directa y terminante de la autoridad o sus agentes, dictada con las formalidades legales y por la que se imponga al particular una conducta activa o pasiva. No hace falta que al dictar la orden se le advierta al sujeto que de no cumplirla podrá incurrir en un delito de desobediencia.

– La orden ha de llegar a conocimiento del particular. No se incurrirá en una infracción penal por desobediencia si no se conoce la orden que ha de cumplirse.

– Negativa a cumplir la orden. La oposición voluntaria al mandato de la autoridad también es considerado como negativa.

– Se exige gravedad en cuanto a la desobediencia. Si no existiera la gravedad, aunque se hubiese desobedecido, estaríamos frente a un delito leve (antigua falta).

El artículo 556.1 del Código Penal (con la redacción establecida en el nuevo Código Penal con vigencia a partir del 1 de junio de 2015) establece:

«Serán castigados con la pena de PRISIÓN DE TRES MESES A UN AÑO o MULTA DE SEIS A DIECIOCHO MESES, los que, sin estar comprendidos en el artículo 550, resistieren o desobedecieren gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, o al personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.»

Al eliminarse las «faltas» en el actual Código Penal (vigente a partir del 1.07.2015), la falta de respeto y consideración a la autoridad ha pasado a convertirse en DELITO LEVE, previsto en el artículo 556.2 del actual Código Penal.

Este cambio, igualmente ha traído consigo que se haya despenalizado la falta leve de respeto y consideración a los «agentes de la autoridad«, solo será perseguible contra la «autoridad» pero no contra sus agentes.

Reducción de la Pensión de Alimentos al hijo

Esta semana vamos a dar respuesta a una cuestión planteada por muchos de nuestros clientes: ¿se puede reducir la pensión de alimentos que pago a mi hijo?

En este aspecto destacamos que el procedimiento seguir es el de Modificación de Medidas.

Para comenzar, hemos de manifestar que el tema comienza con un procedimiento de separación o divorcio, ya sea de mutuo acuerdo (mediante convenio regulador), o contencioso (decisión tomada por el juez el órgano de familia del lugar donde se encuentre el domicilio familiar).
En este tema hemos de analizar que ha existido un cambio de las circunstancias que se recogieron en el momento de la separación o divorcio. Vamos a poner un ejemplo para la comprensión de todos nuestros seguidores.

En el momento de la separación y divorcio el matrimonio tenía la siguiente situación laboral. El trabajaba en la hostelería y ella como profesora, al pasar cinco años el momento de la separación o divorcio despidieron al padre del bar donde trabajaba mantenidas la madre en la misma situación laboral trabajando en el mismo colegio.

Pasado un tiempo, y siguiendo pasando el progenitor no custodio la pensión de alimentos a su hijo, éste está muy agobiado ya que no llega fin de mes ya que tiene que pasarle todos los meses a su hijo 300 €.

El padre se encuentra en una posición complicada ya que quiere a su hijo con locura pero ve que no puede llegar a fin de mes para mantenerse de una forma digna y honrada, por ello acude al despacho para ver si se puede reducir la pensión de alimentos.

En este aspecto le indicamos que efectivamente ha existido un cambio de circunstancias económicas y por ello si se puede iniciar este procedimiento.

Un tema de capital importancia en este aspecto es dilucidar desde cuando se aplica la reducción de alimentos solicitada, es decir si se aplica retroactivamente desde el momento de la presentación de la demanda o desde el momento de la firmeza de la sentencia que recoja la reducción solicitada.

Lo que es importante en este aspecto es manifestar la retroacción en el documento de demanda, y ya será el propio órgano judicial el que dictará la reducción desde un momento u otro. Obviamente si no se solicita en la demanda posteriormente complicado que el Juez pueda concederlo ya que no se solicitó en el momento del inicio del presente procedimiento.

Para éste y otros asuntos no duden en ponerse en contacto con nosotros.

Menú