Suspensión de las penas de cárcel

Esta semana pasamos a hablar de un tema de vital importancia como es el de la suspensión de la ejecución de las penas.

Para conceder la suspensión los jueces han de motivar razonadamente la resolución de suspenso de las penas inferiores a dos años, y en de valorar los siguientes extremos, a saber:

  • Circunstancia del delito cometido.
  • Circunstancias personales y sociales del penado.
    • En este aspecto es importante destacar que la justicia es bastante lenta y puede pasar años desde que se comete el presunto hecho delictivo hasta que se celebra el acto de juicio.
    • Durante ese tiempo las circunstancias de los investigados pueden cambiar, y eso se tienen cuenta a la hora de la concesión de la suspensión de la pena de prisión.
    • Es de capital importancia recordar en este momento que la finalidad de las penas de prisión en la resocialización y reinserción de los sujetos infractores a la sociedad, y viendo las circunstancias personales y sociales (trabajos, etc.) podemos observar si la persona está socializada e insertada en la sociedad o si por el contrario carece de ello.
    • Esto último es muy bonito de decirlo y explicarlo, pero en la práctica observamos como la finalidad de las penas de prisión son únicamente punitivas, es decir castigadora de un hecho delictivo cometido, y no de resocialización y reinserción.
    • En este aspecto se destacan la desproporcionalidad existente a la hora de fijar los jueces de lo Penal los años de prisión.
  • Antecedentes del penado.
  • Conducta posterior al hecho.
  • Esfuerzo por reparar el daño causado.

En este blog quiero hacer mención a un apartado del artículo 80 de nuestra norma sustantiva penal que hace referencia como excepción que se podrá conceder la suspensión de la pena privativa de libertad aquellas personas que no sean de los habituales. Nuestro Código Penal hace referencia a que reos habituales son aquellas personas que en un período de cinco años cometen más de tres delitos comprendidos dentro del mismo capítulo.

Para finalizar este apartado es muy importante hacer ver en el escrito interesando la suspensión de la ejecución para la concesión de la misma los siguientes puntos, a saber:

  • Que sea la primera vez que delinque. traemos aquí el párrafo anterior en relación a la excepción de los sujetos que no sean reos habituales.
  • Que la pena sea inferior a dos años.
  • Que haya satisfecho las responsabilidades civiles, o que esté en ello siempre cuando en la fase de ejecución se haya concedido el fraccionamiento de la misma.

 

Situación de los animales de compañía en una ruptura sentimental

Por medio del presente post, y en la labor de informar y formar a todos nuestros seguidores, esta semana pasamos a comentar un asunto de mucha relevancia paras aquellas parejas que rompen su relación sentimental: ¿qué pasará con los divorcios cuando los animales dejen de ser cosas?

Para comenzar hemos de manifestar que a finales del año 2017 se aprobó en el Congreso de los Diputados una reforma legislativa que considera a los animales como sujeto de derechos y seres dotados de sensibilidad.

Esa reforma legislativa, para ser eficaz, debe modificar las siguientes leyes: Código Civil, ley hipotecaria y Ley Enjuiciamiento Civil.

DESDE MI PUNTO DE VISTA SE DEBERÍA DE LEGISLAR DE MANERA EFICAZ Y NO DEJAR EN SACO ROTO UNA REFORMA LEGISLATIVA TAN IMPORTANTE COMO ESTA, YA QUE LO ÚNICO QUE HACEN LOS POLÍTICOS ES ACALLAR BOCAS EN UN PRIMER MOMENTO PERO QUE POSTERIORMENTE, CUANDO VEN QUE NO SE LLEVAN A CABO LAS COSAS, RESURGAN CON MÁS FUERZA QUE ANTES.

Es importante, desde un punto de vista procesal, la modificación de la Ley Enjuiciamiento Civil para que los jueces de familia puedan aplicar medidas provisionales y ejecutar convenios reguladores.

Tras un divorcio el juez deberá tener en cuenta tanto el interés de los miembros de la familia como el bienestar animal, así como instar a los dueños a evitar las situaciones de maltrato, abandono, o provocación de la muerte del mismo.

En la actualidad, y hasta que se modifique el Código Civil, esta normativa considera a los animales como “semovientes”, es decir que son una parte del patrimonio que son capaces de moverse por sí solo (cfr. Art. 335 del código civil). Nos encontramos pues ante una categoría especial del ámbito de las cosas que contempla nuestra normativa sustantiva civil.

La problemática actual es la siguiente. Para entenderla vamos a poner el siguiente ejemplo. Una pareja que están rompiendo su relación sentimental tiene una mascota y recogen mediante convenio regulador la custodia compartida de la misma debiendo estar la misma un mes con cada sujeto. En sentencia judicial se aprueba dicho convenio regulador, pero el juez de familia no puede ejecutar lo referente a la mascota a diferencia de la situación de los menores. Por ello entendemos desde BJAbogado que en la actualidad todavía hay que estar a la buena voluntad de las partes.

A pesar de lo expuesto, observamos la existencia de un avance por parte de los órganos judiciales en esta materia. En este sentido destacamos las siguientes sentencias:

– Sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga:
o En este aspecto, la misma hace referencia a que nos encontramos ante un ser vivo que forma parte de un interés y de un afecto por parte de la familia.
o Sigue indicando la Sentencia que en este aspecto hay que mirar a la mascota de una forma integral.

– Sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Valladolid:
o En esta sentencia el can no es un bien mueble o cosa, sino un ser sensible.
o En la Sentencia que se está comentando el órgano judicial concede la custodia compartida del can a la pareja que se está separando con una alternancia de 15 días.
o Para que esto suceda, y como manifiesta la propia sentencia, la pareja que se está separando tiene que ir acarreando con el 50% de los gastos del animal (alimentación, vacunas, medicinas necesarias, etc).

Directrices sobre manera de declarar la mujer víctima de violencia de género

En la labor de informar y formar a todos nuestros seguidores hemos de traer a colación en el post de hoy el comentario del Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 06.03.19 en el que hace referencia entre otras cuestiones a cómo tiene que ser la declaración de una víctima de violencia de género.

Muchas veces las declaraciones de las mujeres maltratadas distan bastante de lo que establece nuestro alto Tribunal y por ello indican que no dan el perfil de mujeres maltratadas. Sigamos en las declaraciones estas orientaciones que son las emanadas de nuestro TS para beneficiarlas.

El TS, en dicha sentencia, cita los presupuestos en el análisis de la valoración por el Tribunal de la declaración de la víctima:

1. Seguridad en la declaración ante el Tribunal por el interrogatorio del Ministerio Fiscal, letrado/a de la acusación particular y de la defensa.
2. Concreción en el relato de los hechos.
3. Claridad expositiva ante el Tribunal.
4. «Lenguaje gestual» de convicción: forma en que la víctima se expresa desde el punto de vista de los “gestos” con los que se acompaña en su declaración ante el Tribunal.
5. Seriedad expositiva, que aleja la creencia del Tribunal de un relato figurado, con fabulaciones, o poco creíble.
6. Expresividad descriptiva en el relato de los hechos.
7. Ausencia de contradicciones y concordancia del iter relatado de los hechos.
8. Ausencia de lagunas en el relato de exposición que pueda llevar a dudas de su credibilidad.
9. La declaración no debe ser fragmentada.
10. Debe desprenderse un relato íntegro de los hechos y no fraccionado, acerca de lo que le interese declarar y ocultar lo que le beneficie acerca de lo ocurrido.
11. Debe contar tanto lo que a ella y su posición beneficia como lo que le perjudica.

Por otro lado, el TS declara que la víctima además puede padecer una situación de temor o «revictimización» por volver a revivir lo sucedido al contarlo de nuevo al Tribunal, tras haberlo hecho en dependencias policiales y en sede sumarial, por ello el Tribunal debe tener en cuenta:

a) Dificultades que puede expresar la víctima ante el Tribunal por estar en un escenario que le recuerda los hechos de que ha sido víctima y que puede llevarle a signos o expresiones de temor ante lo sucedido, que trasluce en su declaración.
b) Temor evidente al acusado por la comisión del hecho dependiendo de la gravedad de lo ocurrido.
c) Temor a la familia del acusado ante posibles represalias, aunque estas no se hayan producido u objetivado, pero que quedan en el obvio y asumible temor de las víctimas.
d) Deseo de terminar cuanto antes la declaración.
e) Deseo al olvido de los hechos.
f) Posibles presiones de su entorno o externas sobre su declaración.

 

Acto seguido pasamos a recoger la sentencia TS 6-3-19 para que la puedan ver.

Cualquier duda estamos a su servicio.

Menú
Abrir chat